¿Dejarías entrar a Alexa en tu casa?

por David Acacio el en Alexa IoT Seguridad

Ssh Google Authenticator

En pleno auge del IoT (Intenet de las cosas) Amazon nos presenta un producto que combina hardware y software con el objetivo de ofrecernos una nueva asistenta virtual del hogar que viene a romper las reglas, pero yo me lo pensaría dos veces antes de dejarla entrar en mi casa.

A continuación, os explico mis motivos.

Amazon ha sacado dos servicios que vienen a cambiar nuestra vida: Amazon Echo y Alexa Voice Service.

Amazon Echo es el sistema de comandos de voz de Amazon.com, del estilo asistente virtual como Siri o Cortana, pero con un enfoque claramente al hogar. Echo utiliza Alexa Voice Service como interfaz de voz para que podamos gestionar e interactuar con el dispositivo.

La combinación de dichos servicios/productos quieren revolucionar nuestra vida al más puro estilo Jarvis de Ironman pudiendo solicitar a nuestro asistente virtual Alexa que reproduzca música, apague las luces, nos diga las cantidades de ingredientes de una receta, cierre la puerta del garaje, la previsión del tiempo, nuestro balance bancario, haga la compra, etc.. Básicamente es la ama de llaves virtual que todo el mundo querría tener.

Pero cuidado, no todo es tan bonito como lo pintan.

No me mal interpretéis, creo que tenemos que evolucionar y en un futuro no muy lejano este tipo de asistentes será un accesorio imprescindible en todos los hogares, y más viendo el empeño que está poniendo Amazon para facilitar la integración de todo tipo de dispositivos, pero los primeros usuarios han puesto de manifiesto algunos detalles que tenemos que tener en cuenta si queremos adquirir uno de estos productos para nuestra casa:

  • Alexa siempre escucha

Alexa deja activado los micrófonos de Echo a la espera de recibir la orden de comando de voz “Alexa…”. Según Amazon esto no es un problema ya que solo se enviará información a sus servidores una vez que se detecte dicho comando, y el dispositivo ignorará el resto de las conversaciones.

En este punto podemos ponernos en modo paranoico y preguntarnos qué garantía tenemos que esto sea así. Ya no estoy hablando de las buenas intenciones de Amazon (que estoy seguro que existen) si no de la posibilidad que exista un fallo en el software que dé acceso a terceros a escuchar todas nuestras conversaciones.

  • Alexa no distingue las voces

Alexa no tiene capacidad para diferenciar o identificar la voz, esto significa que cualquiera puede activar Alexa y darle órdenes. La verdad es que no me siento muy cómodo que una persona que se encuentre en mi casa pueda preguntarle a Alexa cuanto saldo tengo en mi cuenta bancaria.

  • Por defecto está activada la opción de compra directa a través de Alexa

Una de las características más potentes es el hecho de poder solicitar a Alexa que nos haga la compra a través de Amazon, contrate un desplazamiento a través de Uber, etc… El problema viene cuando porque Alexa tiene habilitada por defecto la opción de compra directa en Amazon (existe la opción de protegerla por código o hacer requerir de una confirmación por la app) y utiliza nuestra configuración por predeterminada para realizar el pago y la entrega. Esto, añadido al punto anterior puede dar situaciones surrealistas como el caso de una presentadora de televisión que hizo comprar montones de casa de muñecas a sus espectadores a través de Alexa

Yo seguramente en unos años dejaré entrar a Alexa (o similar) en mi casa, pero creo que este tipo de tecnología todavía tiene que mejorar en temas de seguridad y privacidad.

¿Qué opináis?, ¿creéis que esta tecnología está suficientemente madura, todavía le falta recorrido o simplemente lo que comento es fruto de una mala configuración?

Espero vuestros comentarios.

Comentarios con Disqus